Califato de Córdoba. Andalucía. España

¡Encuentra tu alojamiento!

¡Encuentra tu alojamiento!

¿Alguna pregunta?https://cordoba.costasur.com/index.html

¿Alguna pregunta?

Tenemos la guía más exhaustiva de tu destino, así que si buscas información, has dado con la mejor fuente...

Tu billete onlinehttps://cordoba.costasur.com/es/horario-autobus.html

Tu billete online

NO HAY RESULTADOS
NO HAY RESULTADOS

Todos son ventajashttps://cordoba.costasur.com/es/alquiler-coches.html

Todos son ventajas

Rompiendo mitos: alquilar un coche no es caro. Descubre lo barato que te puede salir moverte a tu antojo durante tus vacaciones con Costasur.

Alquilar

¡Más rápido aún!http://trenes.rumbo.es/msr/route/searching.do

¡Más rápido aún!

NO HAY RESULTADOS
NO HAY RESULTADOS

Consulta tu ofertahttp://vuelos.rumbo.es/vg1/searching.do

Consulta tu oferta

NO HAY RESULTADOS
NO HAY RESULTADOS

Parkinghttps://cordoba.costasur.com/es/parking-aeropuerto.html

Parking

¿Necesitas dejar tu coche en el aeropuerto?. Costasur te ofrece la mejor oferta del mercado, a unos precios sin competencia.

Busca aparcamiento

Ferryhttps://cordoba.costasur.com/es/billetes-ferry-cordoba.html

Ferry

¿Buscas Ferry? Hay cientos de destinos a los que puedes llegar por mar, nosotros los tenemos todos.

Viajar en Ferry

https://cordoba.costasur.com/es/ocio-y-actividades.html

Te proponemos opciones para evitar el aburrimiento, usa nuestro buscador de actividades y ¡haz algo distinto de tus vacaciones!

Buscar actividades

El Califato de Córdoba, conocido como el Califato de los Omeyas, es el periodo comprendido entre el año 929 y el 1031 y fue la era de mayor esplendor en la historia ciudad de Córdoba.

El Califato de Córdoba fue un estado musulmán proclamado en el año 929 como estado independiente por el califa andalusí Abderramán III, poniendo fin al emirato independiente establecido por Abderramán I en 756. El Califato Omeya de Córdoba fue, hasta el 1031, la época de mayor esplendor político, cultural y económico de al-Ándalus. Sus límites estaban al norte con el Reino de León, de Navarra y el de Aragón, y por el noreste con el Condado de Barcelona. El resto de la Península Ibérica, incluyendo gran parte de Portugal, era parte de sus dominios, incluido el norte de Marruecos.

Durante casi un siglo, el Califato de Córdoba alcanzó el mayor esplendor de su historia y de la historia de Córdoba. Cuando Abderramán III se autoproclamó Califa, significando esto que sería el jefe político y religioso de los musulmanes, se basó en los hechos de que era descendiente del Profeta, pues descendía de la rama de los Califas omeyas de Damasco, había frenado las revueltas de los núcleos cristianos del norte de la península y también las revueltas internas. En aquellas fechas solo había tres califas en el mundo: el de Damasco, el de África y el de Córdoba

Tras su autoproclamación, el nuevo califa de Córdoba fortaleció la presencia musulmana en la península, sometiendo a todos los habitantes de al-Ándalus a su ley y acabando con la tolerancia religiosa. Antes de ser califa, la relación con la comunidad mozárabe y judía estaba plagada de tensiones, pues el gobierno musulmán les agobiaba con impuestos y tasas, las cuales provocaron más de una revuelta como protesta.

Tras la proclamación del Califato Independiente, se creó una corte de lujo y esplendor, con grandes terratenientes que se habían hecho con esclavos, sirvientes y mucha influencia. Y para exaltar su dignidad, Abderramán III mandó edificar su propia ciudad palatina: Medina Azahara, situada a 8 kms. de Córdoba, donde el lujo y la riqueza hicieron de ella una leyenda y llegó a ser llamada más tarde "“La Versalles de la Edad Media"”. Allí residió hasta su muerte. Este califa fue un gran impulsor de la cultura en al-Ándalus. Además de ordenar la ampliación de la Mezquita, dotó a Córdoba de más de 60 bibliotecas, fundó una universidad, una escuela de medicina y otra de traductores del hebreo y griego al árabe.

Durante el gobierno de Abderramán III, la capacidad económica del califato adquirió un poder inigualable basada en el comercio, la industria artesanal y, sobre todo, en las técnicas agrícolas, que se desarrollaron más que en cualquier país de Europa. De ahí viene la famosa frase muy cordobesa acuñada en ese siglo que dice: “"Una huerta es un tesoro si el que la cuida es un moro"”. La moneda de oro de Córdoba se convirtió en la más importante de la época, incluso se cree que fue imitada por el Imperio Carolingio.

Córdoba era en el siglo X en el centro neurálgico y la ciudad más importante de al-Ándalus, y si en el año 935 tenía 250.000 habitantes, en el año 1000 superó los 500.000, convirtiéndose en el eje cultural, artístico, comercial y financiero más importante del mundo occidental. Córdoba rivalizaba en poder y prestigio con ciudades emblemáticas como Cosntantinopla o Bagdad. Según algunas fuentes de origen árabe, Córdoba llegó a tener un millón de habitantes, más de 300.000 viviendas, 1.600 mezquitas e innumerables baños públicos.

Pero esta etapa de esplendor con la presencia islámica no duró demasiado tiempo. En el 1010 se inicia una guerra civil debido a las luchas por el trono del Califa. Tras la muerte del hijo de Abderramán III, Alhakén II, fue proclamado califa Hisam II en 976. Éste nuevo califa dejó el gobierno en manos de su lugarteniente, Almanzor, un ambicioso guerrero que consiguió tener un ejército propio y controlar el poder hasta el punto de dar un golpe de estado y obligar a Hisam II a dejar el gobierno en sus manos. Tras la muerte de Almanzor, se desencadenó una guerra entre los sucesores del califa y los partidarios de los sucesores del primer ministro. Pocos años más tarde el califato se desintegra y el estado omeya se convierte en un grupo de reinos independientes que pasó a la historia como los Reinos de Taifas.

Las tropas bere beres procedentes de norte de África asolaron al-Ándalus y pusieron cerco a Córdoba, que cayó y fue saqueada, junto con Medina Azahara en 1013. La descomposición de al-Ándalus ya era un hecho consumado desde 1009 y hubo diferentes y breves reinados de califas que, sin embargo, no tenían poder más allá de la ciudad de Córdoba. Ya en 1031 el último califa es depuesto y el califato es abolido legalmente, sustituido por una república laica que rubrica el fin del Califato.

Otros sitios y alternativas Costasur

Páginas similares en otros destinos
Otras páginas en este destino
Tags